Temen abuso contra migrantes ante llegada de caravana a Coahuila

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email



Saltillo, Coahuila.- Apenas daban las primeras horas de este domingo 12 de junio cuando empezaron a llegar autobuses  a la ciudad de Saltillo procedentes del sureste del país y la Ciudad de México en los que viajaban migrantes de origen venezolano, colombiano y países de Centroamérica.

Dos días antes lograron que el Instituto Nacional de Migración les otorgara documentos de legal estancia.

Se estimaba que para el mediodía arribaron más de mil personas que esperaban en el piso y comiendo bolillos con atún y elote, las salidas de autobuses hacia Piedras Negras y Ciudad Acuña. Hubo quienes decidieron seguir a Monterrey para tener más opciones de conseguir boletos hacia la frontera.

Hombres, mujeres y menores de edad esperaron por horas la salida de las unidades que tenían como destino las ciudades fronterizas de Coahuila, sin embargo los boletos disponibles no eran suficientes e iniciaron discusiones por los lugares. El caos se hizo presente en las taquillas.

Y es que de acuerdo con Alberto Xicoténcatl Carrasco, director de la Casa del Migrante de Saltillo, las personas cuentan con 15 días para dejar México y de lo contrario serán detenidos y deportados por las autoridades migratorias por eso el rápido desplazamiento hacia el norte del país.

“No les dieron visas humanitarias, sino pases de salida para que en 15 días puedan salir por sus propios medios. Por eso están llegando a la frontera. Iban hacia Piedras Negras, pero sólo serían salvadoreños y guatemaltecos; de última hora, desconocemos por qué  integraron a los venezolanos pero hacia Ciudad Acuña”, expresó.



Dijo que el estado de Coahuila no tiene un plan para atenderlos y aunque se había estimado contar con un albergue para mil personas, hasta la tarde del domingo no había nada concreto y la Casa del Migrante en Piedras Negras no puede abrirse y sólo tiene capacidad para alimentar a 500 migrantes que ya se encuentran varados en dicha ciudad.

La Central de Autobuses de la capital del estado lució saturada. Las empresas de transporte de pasajeros organizaban mayor cantidad de salidas hacia el norte del estado, ante la cantidad de personas que peleaban por obtener un boleto.

Para el activista, las acciones del gobierno estatal han provocado que los migrantes utilicen rutas más inseguras y que las bandas delictivas que trafican con ellos aumenten los costos.



“Se ha demostrado que el aumento de operativos no frena la migración, lo que hace es volverla más peligrosa e incrementar los costos que cobran los traficantes de personas y que haya gente que fallece. El estado de Coahuila en lugar de usar los recursos que tiene para proteger a estas personas, los utiliza para detenerlos y obliga a la gente a que ponga en peligro su vida”, opinó.



El gobierno estatal anunció que este lunes sesionará el gabinete de Seguridad para establecer las acciones a realizar para atender a  la cantidad de migrantes que llegan territorio coahuilense.